psicoanalisis en Guadalajara
espacio
psicoanalisis
Sigmund Freud
El amor es susceptible de tres antítesis y no de una sola. Aparte de la antítesis "amar-odiar", existe la de "amar-ser amado", y además el amor y el odio, tomados conjuntamente, se oponen a la indiferencia.
el amor es susceptible
Sigmund Freud
biografia

El tratamiento psicoanalítico es de gran eficacia en:

Depresión, estrés, inhibiciones y timidez, problemas de comportamiento, dificultades en el aprendizaje, hiperactividad, enuresis o micción nocturna, adicciones, obsesiones y fobias, alteraciones del lenguajes(disfasias, tartamudez, dislexia...), situaciones de cambio (menopausia, jubilación, divorcios ), trastornos alimentarios (anorexia, bulimia), agresiones , conflictos familiares, problemas sexuales (impotencia, frigidez, eyaculación precoz, inhibiciones), infertilidad, enfermedades psicosomáticas, cáncer y sida.

tratamiento psicoanalitico
Articulo
RELACIONES TORTURANTES
RELACIONES TORTURANTES
Tendemos a pensar que la suerte tiene gran importancia en la vida y atribuimos gran parte de lo que nos sucede al azar. Sin embargo, aun siendo cierto que la fortuna también interviene, lo más determinante en cómo uno vive siempre será uno mismo. Hay quien piensa que las mujeres no saben amar y sólo conoce a mujeres que lo desprecian, o quien no confía en nadie y sistemáticamente se ve traicionado por sus compañeros. Todo acto humano es a la par consciente e inconsciente. Es por eso que a menudo podemos encontrarnos, con situaciones que se repiten sin que uno haga aparentemente nada para que así suceda. Lo inconsciente no se encuentra en ningún lugar ni está debajo de nada, como pudiera pensarse cuando se le llama de manera equivocada subconsciente. Nuestra realidad es aquello que de ella decimos.

Sólo después sabremos quiere decir que el sujeto se descubre en la repetición. Cuando una mujer siempre tiene relaciones con hombres que la maltratan, debería pensar que algo en ella desea vivir el amor de esa forma. No se trata de culpabilizar, pues precisamente en las personas que reciben malos tratos el sentimiento de culpa está muy presente, sino de tener en cuenta que tenemos deseos inconscientes de los que nada sabemos sino por los resultados. Nada sucede al azar, todo acto humano tiene una sobredeterminación inconsciente. Puedo decir una y otra vez que quiero ir a una fiesta pero cuando llego me sorprendo al saludar al anfitrión con un adiós.

El ser humano tiene en su constitución psíquica marcadas tendencias narcisistas; no estamos hechos para aceptar de buen grado al mundo exterior. Lo nuevo siempre causa cierta angustia. A menudo preferimos mantener nuestras opiniones, que son en realidad las frases que hemos escuchado en la familia.

No es fácil reconocer lo que a uno le está pasando, somos ciegos ante nuestro propio hacer. Es habitual que en el entorno se pregunten cómo ella puede seguir con ese hombre , que todo el mundo sabe, sólo le ofrece vejaciones o él permita que su mujer le tenga completamente sometido. Resulta extraño pensar que pueda haber placer en el dolor y sin embargo las tendencias masoquistas son parte del aparato psíquico. En ocasiones sucede que una persona aquejada de graves trastornos neuróticos, que desafían todos los esfuerzos terapéuticos por combatirlos, experimenta una repentina mejoría de sus síntomas al contraer un matrimonio desgraciado o al sufrir una enfermedad orgánica. Un padecimiento queda sustituido por otro y conservada así cierta cuota de dolor, que es en definitiva lo que el sujeto en este caso parece perseguir. Este acontecer no es algo que uno pueda aprehender de una manera consciente sino que responde a un goce de carácter inconsciente. Algo se satisface en el sujeto, sin que pueda identificarlo, en esa situación de dolor que él mismo mantiene. El aprendizaje a realizar sería entonces la conquista de nuevas formas de goce, que mutilen menos la vida del sujeto. Hacer un viaje, enamorarse, empezar una actividad puede curar pero no transforma y tiempo después vuelven a surgir los mismos síntomas. Lo único que permite un cambió en cómo el sujeto desea es la terapia psicoanalítica. El análisis es un lugar de libertad, donde uno puede hablar sin sentir que cada frase lo compromete y producir nuevas relaciones. Por muy sorprendente que nos pueda parecer no siempre queremos que nos vaya bien, es más, muchas veces sucede que cuando el sujeto alcanza algo por lo que estuvo luchando durante años, de repente enferma, tiene un accidente o discute con aquellas personas que le ayudaron y le permiten mantener el deseo tan aparentemente anhelado. Atletas que una semana antes de la competición sufren una caída y se ven obligados a renunciar a las mieles del éxito, a las que su esfuerzo mantenido estaba a punto de conducirles. Cada vez que la mala suerte parece ser nuestra compañera, una culpa inconsciente por algo que en realidad el sujeto no hizo reclama su castigo.

www.clamsol.com
Diseño de paginas web